websport.es.

websport.es.

Los coches más emblemáticos de NASCAR

Introducción

NASCAR es uno de los deportes más populares en los Estados Unidos y atrapa a millones de aficionados cada año. Desde su creación en 1948, la National Association for Stock Car Auto Racing ha sido una emocionante competición para los amantes del automovilismo. En esta ocasión, hablaremos sobre algunos de los coches más emblemáticos en la historia de NASCAR que han dejado su huella en la competición y en los corazones de los aficionados.

Ford Thunderbird 1957-1959

El Ford Thunderbird se introdujo a NASCAR en los años 50. Este coche de dos puertas tenía un estilo elegante y un motor potente, lo que lo hizo popular entre muchos corredores de esa época. En particular, el modelo 1957-1959 del Thunderbird era conocido por su aspecto visual y velocidad. En 1957 se llevó a cabo una gran competición con el Thunderbird donde se vieron involucrados varios pilotos como Curtis Turner o Fireball Roberts quien logró ganar ese encuentro. Fue un momento patrocinado diciendo que el Thunderbird era el "coche del año" y eso marcó el inicio del campeonato ganador del Ford en NASCAR.

Pontiac Grand Prix 1965-1966

El Pontiac Grand Prix 1965-1966 fue otro de los grandes coches de NASCAR de su época. Con su aspecto aerodinámico y elegante, el Grand Prix era popular entre muchos conductores, sobre todo entre David Pearson quien logró ganar múltiples carreras con este modelo. En 1966, Pearson logró la victoria en las 500 millas de Daytona a bordo de su Pontiac Grand Prix y marcó un hito para la marca en las competiciones de NASCAR.

Chevrolet Monte Carlo 1982-1985

El Chevrolet Monte Carlo fue un coche emblemático en los años 80, en gran parte gracias a su larga trayectoria en el deporte de las carreras de NASCAR. Con su diseño aerodinámico y su motor potente, el Monte Carlo fue un gran éxito en las pistas de carreras durante esa época. Dirigido por Dale Earnhardt, quien ganó un récord de cuatro títulos de NASCAR durante ese período, este coche fue el favorito de muchos aficionados de los coches en todo el país.

Ford Thunderbird 1987-1988

En los años 80, el Ford Thunderbird hizo una reaparición con un rediseño completo. Con una nueva carrocería aerodinámica y un motor V8, el Thunderbird de 1987-1988 se convirtió en uno de los coches más icónicos de la historia de NASCAR. Con Bill Elliot al volante, el Thunderbird logró numerosas victorias, incluyendo la carrera de las 500 millas de Daytona y el Campeonato de la Copa Winston en 1988.

Dodge Charger 2005-2007

La reaparición del Dodge Charger en NASCAR en los años 2000 fue bien recibida por muchos aficionados a los coches. Con su diseño agresivo y su motor potente, el Charger fue un competidor temible en las pistas de carreras. Bajo la dirección de pilotos como Kurt Busch y Kasey Kahne, el Charger logró múltiples victorias y se convirtió en uno de los coches más emblemáticos de NASCAR en la primera mitad de la década de 2000.

Chevrolet Impala 2007-2012

El Chevrolet Impala 2007-2012 fue uno de los coches más icónicos de NASCAR en la última década. Con su aspecto clásico y su eficiente motor V8, el Impala fue un coche popular entre muchos conductores. Fue dirigido por grandes pilotos como Tony Stewart, Jeff Gordon y Jimmie Johnson, quienes ganaron múltiples carreras y campeonatos con este modelo.

Conclusión

Estos son solo algunos de los coches más emblemáticos de la historia de NASCAR. Cada uno de ellos dejó una huella imborrable en la competición y en los corazones de los aficionados. Gracias a su estilo elegante y su motor potente, estos coches se convirtieron en íconos de una época y aún hoy son recordados como algunos de los mejores modelos en la historia de NASCAR.